Damaso Alonso (1898-1990)



Evocación

Son las rachas de marzo. Son el viento
y las puertas… El aire, golpeando,
doblado y en los muros remachando…
Tiene luz de marfil el aposento.

Esa luz la difunde un macilento
cadáver en un túmulo acostado
y, entre sus cuatro velas, mal velado
por su envidiosa luz de amarillento.

Hachas al viento son—hachas al viento
de la muerte, en la caja amortajado—
los blandones de duro temblamiento.

Y en los cristales choca el aire airado
de fuera, ante el despojo y yacimiento
de un hombre que fue viento huracanado.