Gregorio San Juan (1929-2008)



Mientras dura escribimos al dictado

Lo nuestro es ir durando hasta Dios sabe
cuándo Dios sabe cómo
cómo te le lo diré para que entiendas
que me dirijo a ti y a ti y a ti
tapia redonda rostro verdadero
de un pueblo que agoniza de hambre sed
y bienaventuranza
oh sed quién puede ser que no haya sido
antes o no esté siendo
contra el grito invasor de la corriente
corrientes aguas puras cristalinas
quién puede hoy sin rubor mirarse en ellas
mientras se escucha el himno y van cayendo
heridos de amargura los mejores
mejores no hay después de Dios se entiende
y de la Casa de Quirós si acaso
qué confusión de veinte años y un día
digo diré mejor cuando me dejen
llenar la andorga y calla lo demás
son ganas de buscar tres pies al toro
ibérico despacio y buena letra
un dos un dos y oído a la pisada
se abre interrogación tras del paréntesis
porque soy hijo de una patria triste
lo ha dicho Blas amén punto redondo
podrá faltarme el aire el agua el pan
lo nuestro es trabajar con be de burro
y amar amar y amar que en el futuro
se ha de escribir no más con hache de hombre
yo nunca supe mucha ortografía
rectitud de intención siempre la tuve
y en cosas de opinión a las disputas
de los hombres lo dejo ésta no es copia
que yo no sé escribir más que al dictado
del corazón.